Una de Bancos… con Cerebros (addendum)

[originalmente publicado en revista QUO]

Cerebros de celebrities

 

La pasión por el cerebro es algo más bien nuevo en nuestra cultura, hace menos de tres siglos no se conocía su función y se despreciaba como una entraña de escaso valor. Eso sí, una vez abierta la veda del interés por la materia gris, no tardaron en aparecer los primeros “cazadores de cerebros”. Como resultado de su trabajo, hoy se conservan en diferentes lugares del mundo los cerebros de insignes figuras de la sociedad. Aquí va una lista de algunos de los más destacados.

 

Albert Einstein

La fama y reputación del descubridor de la Teoría de la Relatividad conviertieron a Einstein en un icono cultural del siglo XX. Su extraordinaria inteligencia fue objeto de debate -¿qué hacía a Einstein más inteligente que los demás?- La polémica llevó al Patólogo del Hospital de Princeton, Thomas Stoltz Harvey, a extraer el cerebro del genio alemán sin el consentimiento de su familia. Aunque la excusa que Stoltz dio en su momento fue la de que quería llevar a cabo un estudio en detalle del cerebro de Einstein, lo cierto es que en los siguientes 40 años tan solo se estudió una vez y los resultados obtenidos fueron muy cuestionados por la comunidad científica.

 

Paul Broca

El cerebro de este famoso médico francés del s. XIX se exhibe al público en el Museo del Hombre de París. Algo de lo que es probable que su propietario hubiera estado orgulloso, teniendo en cuenta que dedicó su vida al estudio de este órgano. De hecho, en cualquier libro de anatomía hoy podemos encontrar el área de Broca, una región del lóbulo frontal relacionado con el habla que describió por primera vez el científico francés.

 

Carl Friedrich Gauss

Conocido como el Príncipe de las Matematicas, el cerebro del genio Alemán fue preservado y estudiado por Rudolf Wagner, quien reveló que su increíble peso era de 1492 gramos. Es curioso que, aunque la media de peso para nuestra especie es de 1350 g, existen grandes variaciones entre individuos del mismo sexo, por no decir entre hombres y mujeres. Más curioso todavía pensar que se puede relacionar el peso bruto de un cerebro con su inteligencia: los neandertales tenían un cerebro de 1500 g de media y no tenemos razones para pensar que fueran todos tan geniales como Gauss.

 

Edward H. Rulloff

Filólogo americano del siglo XIX que se hizo famoso en vida por su afición al asesinato y, ya muerto, por su cerebro. El profesor Burt Green Wilder de la Universidad de Cornell conservó sus 1672 gramos de cerebro para la posteridad, convirtiéndolo entonces en el mayor cerebro humano jamás registrado.

 

 

 

Comentarios

tu texto...

Deja un comentario