Sospechosas habituales

Hoy me he dado el gustazo de hacer tres entrevistas seguidas a tres científicos de primera. El primero era un ‘sospechoso habitual’, un profesor de ingeniería del MIT que ha desarrollado un equipo de potabilización de agua acoplado a una célula fotovoltaica que está funcionando muy bien en Yucatán, México.

Las dos siguientes entrevistas han sido, también y qué bien que ya sea así, ‘sospechosas habituales’. Dos científicas españolas que están triunfando en Londres: María Martinón y Arantza Barrios, ambas en el University College de la capital británica.

A estas dos entrevistas puedo enlazar aquí los audios. Lo importante es que, algo que discutimos tantas veces y en tantos lugares -recuerdo las aceradas y opuestas posturas de dos amigas, Laura Morrón y Ángela Monasor o el debate en Naukas ‘cuestión de género‘- está resolviéndose sola. El lugar y la relevancia de las investigadoras, en femenino, está corrigiéndose a marchas forzadas. En unos, aunque lejos de agotar los problemas del mundo científico, preveo que recordaremos este como una mala etapa de transición y poco más.

Comentarios

tu texto...

Deja un comentario