Scicomsejo #2 ‘menos manipulable gracias al multimedia’

Hace un par de semanas impartí un taller en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York para miembros del New York Minority Graduate Student Network -NYMGSN- y quiero aprovechar para compartir en el blog algunas de las cosas que compartí con ellas y ellos.

[Por cierto, esta es la segunda entrega de una serie de posts que me tomo con soberana calma pero que no dejo de producir. Échale una ojeada al anterior Scicomsejo #1 ‘tener un objetivo’]

El eje central del taller era cómo enfrentarse, cómo conducirse en relación a los medios de comunicación desde la ciencia. Durante dos horas hablamos de las diferentes perspectivas, necesidades y maneras de ver el mundo de unos y otros, periodistas y científicos.

Una de las herramientas que tenéis hoy en día y que trabajará siempre en vuestro favor es la creciente [o, ¿total?] naturaleza multimedia del periodista. Para vender piezas a nuestros editores o para seleccionarlas cuando estamos en el rol de editor, cuanta mayor riqueza, mejor. Imágenes, fotografías, interactivos, vídeo, incluso un sonido o… lo que sea digitalizable hará que una historia gane sex appeal en la reunión editorial y también resulte más atractiva para la audiencia o los lectores.

Lo más importante es que el material multimedia es más difícil de mal interpretar [o manipular] por lo tanto te hará ganar control sobre la pieza final que, de otro modo, cedes al 100% al periodista.

Aquí un ejemplo reciente, cómo conseguí grabar en vídeo un par de entrevistas para prensa a Baselga y Massagué en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, algo que redundó en una pieza mucho más atractiva en la web de EL MUNDO [periódico para el que ejerzo de US science contributor desde hace un tiempo].

Screen Shot 2015-04-07 at 4.46.23 PM Screen Shot 2015-04-07 at 4.46.04 PM

En este caso fui yo, el periodista, el que ganó preeminencia en la edición gracias a usar un vídeo en un medio escrito pero tengo ejemplos de historias que se convierten en mucho más atractivas gracias al aspecto multimedia:

La neuromagia de Susana Martínez-Conde es esencialmente visual, sí, pero ella se ocupa de tener material que compartir con los medios y, de ese modo, hacer la vida del periodista más fácil.

Aquí un vídeo que yo produje junto a Susana hace unos años para el programa Science Friday de la radio pública nacional de EEUU [NPR]

Otro ejemplo entre mis favoritos es el del Folch Lab de la Universidad de Washington. Albert Folch mezcla su creatividad como científico con el gusto por el arte y hace cosas como ésta:

Pero no hace falta tener objetos de estudio tan visuales para producir material. En absoluto. Cualquier tipo de apoyo visual o sonoro será de gran utilidad para ti, para el periodista y, en definitiva, para el receptor final de la pieza.

Una gráfica de datos, un excel, hecho con un poco de gracia y sentido del diseño puede llegar muy lejos…

MGSN scicomm LQ 2015 03 26.002

Para ello tienes que apoyarte en una pieza de tecnología que casi todo el mundo lleva encima hoy y que va a hacer tu vida como productor multimedia muy sencilla: el Smartphone. En el modo más básico, tu smartphone funcionará [aunque siempre recomiendo un micrófono de solapa o cañón sencillo para que el sonido sea aprovechable]

.MGSN scicomm LQ 2015 03 26.003

Si quieres invertir un poco -muy poco- dinero para obtener resultados magníficos, entonces te hará un pequeño trípode, el micrófono, tal vez una lente o una pequeña luz LED y, sobre todo, alguna aplicación sencilla para editar el contenido [un truco: con iMovie, gratis en MacOS, puedes editar y exportar vídeo y audio perfectamente].
*Encontraréis una lista de productos sugeridos al pie de este post.

MGSN scicomm LQ 2015 03 26.004

Este es uno de mis kits super baratos para transformar un iPhone en una pequeña productora audiovisual.

MGSN scicomm LQ 2015 03 26.005

No esperes a necesitar el material multimedia. Debes producirlo sin motivo aparente o, si quieres aprovecharte de un ‘compromiso’, empieza a blogear o a colgar tus vídeos en Youtube. Una de las mejores cosas que puedes tener es ese material multimedia disponible siempre en la nube usando un servicio gratuito como Google Drive o iCloud y Amazon S3.

En la próxima entrega, escribiré sobre algo fundamental a la hora de comunicar tu investigación: cómo transformar un paper en una historia [en el sentido story y no history] para poder comunicar de un modo claro y efectivo tu trabajo a una audiencia no especializada ni familiarizada con la literatura científica.


Lista de la compra de cosas que yo he utilizado y me han ido de perlas para esto del mobile journalism y que estoy convencido de que a ti también te funcionarán:

El trípode con pinza más versátil que he tenido. Lo colocas en una mesa, en un estante, en lugares apretados de cualquier laboratorio.

Una lente múltiple como la de Olloclip sirve para ver más contenido de la habitación [o tu trozo de poyata] en una solo imagen y, más interesante todavía, incorpora un par de macros con las que tomar fotografías de muy cerca que, en mi experiencia, resultan geniales para ilustrar el material de laboratorio.

Este es el elemento necesario. Este micrófono es fácil de usar, duro y os permitirá mejorar la calidad de cualquier entrevista que hagáis por skype o teléfono con un periodista. Además, si hacéis vídeos, la calidad del sonido será inimaginablemente superior [en relación a su precio y facilidad de uso].

Este es mi último y más amado juguete. Añadiéndolo a la cámara del iPhone 6 Plus, me permite llevar siempre encima un equipo de producción que a toda tele deja contenta. Este micro permitirá grabar video y sonido del objeto delante de la cámara con nitidez. Es otro imprescindible.

Esta pequeña pieza es la que te permitirá usar los accesorios de GOPRO [buenos, bonitos, baratos] con tu smartphone gracias a un soporte universal de Smartphone o tableta como el que tienes aquí debajo…

Esto es fundamental para grabar vídeo. No puede faltar.

Comentarios

tu texto...

Deja un comentario