Nación Startup

Llevo unos días en Israel gracias a una invitación del Ministerio de Exteriores israelí y de la Embajada de Israel en Colombia. Desde que mis suelas se posaron sobre esta mítica arena me he dedicado a explorar el mundo de la innovación, la ciencia, la cultura y la tradición que ha hecho de este país la Nación Startup como la bautizara Saul Singer en su celebérrimo ensayo de homónimo título.


El subtítulo la historia del milagro económico de Israel es al tiempo verdad y tremendamente equívoco. A unos centenares de metros del muro de las lamentaciones me parece un tanto frívolo jugar con la idea de milagro económico por dos motivos. El primero es que ayer, por primera vez, vi cómo la gente entra armada con fusiles de asalto al muro y partes de la ciudad vieja para su protección y porque, según me contó un amigo local, a ello obliga la ley [sic]. El segundo es que no hay nada de milagroso en cuanto a hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino [según reza la web de la RAE]. En todo caso, lo de las TIC y las startups en Israel aunque sea tremendamente complejo de explicar en su totalidad, no es difícil de aproximar. Es, por tanto, un caso de la segunda acepción del término, a saber, suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.

Israel tiene el mayor número de startups per cápita en el mundo y una cantidad vertiginosa de capital riesgo trabajando día y noche, sobre todo, en el sector tecnológico.

Un inciso de diccionario de los que me entretienen. Dos líneas sobre la palabra start-up:

start-up (n.) Look up start-up at Dictionary.com
also startup, 1550s, “upstart,” from verbal phrase (attested from c. 1200 in sense “rise up;” 1590s as “come suddenly into being”); see start (v.) + up (adv.). Meaning “action of starting up” is from 1845. See start (v.) + up (adv.).

Curiosamente, existe un anagrama ‘upstart’ con un significado afín y, al tiempo, más directo:

upstart ‎One who has suddenly gained wealth, power, or other prominence, but either has not received social acceptance or has become arrogant or presumptuous.

Para un pedazo de tierra escasamente fértil rodeada de desiertos y naciones enemigas con las que el comercio es imposible, cómo Israel ha conseguido desarrollar negocios TIC al punto de estar por detrás tan sólo de Silicon Valley resulta sorprendente.

La receta del éxito israelí, como la de la buena paella, varía según a quién le preguntes pero conserva un núcleo duro de ingredientes que todos reconocen:

  1. Su origen socialista, encarnado en el movimiento kibutz o קיבוץ, “agrupación”. Unas comunas agrícolas que formaron la base del movimeinto socialista sionista clave para la fundación del actual Estado.
  2. Relacionada con éstas está la necesidad de trabajar duro para transformar el entorno. En Israel, sin acción del hombre, la tierra no daría sustento suficiente. Sobre esto tuve la oportunidad de hablar con investigadores de la Universidad Ben Gurión, en la árida región del Negev, al sur de Israel.
  3. Un aspecto controvertido para muchos pero que los nacionales explican con total naturalidad es el servicio militar. Israel está en tensión permanente, rodeado de naciones no amigas y la amenaza del terrorismo. [No estoy haciendo un juicio político en absoluto, estoy hablando de innovación en este post.] El servicio militar es obligatorio por 3 anos para los hombres y 2 años para las mujeres [aunque, me cuentan, están viendo cómo llevarlo a 2,5 años para todos]. El tiempo en el servicio militar cumple el rol del rito de iniciación, de la integración en el superorganismo social, más allá de la familia inmediata. Esto es esencial para entender muchas de las cosas que seguirán.
  4. El ejército no pone grandes dificultades en el spin off de su tecnología para uso civil. Dicho de otro modo, los ingenieros que trabajan en inteligencia, después de su entrenamiento en unidades de élite pueden reintegrarse en la sociedad civil y usar sus conocimientos para fundar empresas tecnológicas [Israel es número uno en productos de seguridad informática]. Por cierto, los integrantes de estas unidades de élite son preseleccionados con apenas 15 y 16 años por los servicios de inteligencia que están en constante búsqueda activa de talento.
  5. Israel es tan pequeño -y sin la posibilidad de comerciar con sus vecinos- que está obligado a pensar en productos de atractivo global, mucho más allá de sus fronteras, para poder vender.
  6. El Estado se asegura de apoyar el riesgo y las nuevas ideas con fuertes subvenciones a fondo perdido. Tanto de ciudadanos como de empresas extranjeras si se asocian con locales.
  7. El Estado está compuesto por inmigrantes. La última oleada, clave para la presente revolución tecnológica, fue sobre todo de ciudadanos procedentes de Rusia en los años 80, educados y con la necesidad imperiosa de hallar un trabajo.
  8. Por último, algo que afecta todo lo antedicho, “chutzpah”. Esta expresión concentra el carácter israelí: la audacia sin vergüenza, el arrojo, el no arredrarse ante la autoridad o el superior. En Israel, me he dado cuenta, las cosas se dicen claras, a la cara. No se andan con rodeos y llegan a quid de la cuestión con celeridad. Esto es uno de los factores que en otro lugar he comentado que define una cultura innovadora como la de Silicon Valley. Esto, además de la idea de que fallar está bien. Lo importante es levantarse y tirar pa’lante.

Una pequeña pausa aquí: ¿Cómo identificar si estás en presencia de una startup? Las condiciones a cumplir deben ser la capacidad del negocio para crecer enormemente o su escalabilidad y que, sin embargo, su viabilidad como negocio no haya sido probada por el mercado [¿recordáis cuando se escribían multitud de artículos sobre si o cómo Google lograría hacerse rentable? ¡Qué tiempos!]

Muchos de estos elementos son esenciales para haber medrado en el desierto. O tal vez todo esto sea un espejismo y estemos intentando explicar con rasgos culturales o episodios biográficos de una nación algo que responde a una dinámica histórica que no hemos descifrado todavía: la propia cultura judía y su amor por la educación, el significativo apoyo económico estadounidense al esfuerzo militar, su papel clave como inteligencia en Medio Oriente y el interés que esto genera en otras naciones y un larguísimo etcétera de factores que desconozco.

Sigo investigando. La semana que viene, muchos de los testimonios recogidos, aparecerán en CST.



Comentarios

tu texto...

2 thoughts on “Nación Startup

  1. El análisis y comentarios me han parecido excepcional!
    Gracias por compartir este encuentro de ciencia, por lo que cuentas fundamental para entender como se mueve el mundo o parte. Entendiendo y aprendiendo.

    En otra cosa! Una pequeña recomendación, que yo siempre olvido también, cuando hagas una foto en geología, pon un referente! una moneda ejemplo;)
    Precioso ese Fósil de, Ammonites?

  2. ¡Tomo nota Marisa! En esta ocasión, republiqué una imagen de Wikimedia porque mis imágenes lo eran nada buenas. Pero la próxima vez buscare una con escala.

Deja un comentario