Khoisan, una breve introducción

Quedan apenas tres semanas para que arranque el rodaje de mi segundo documental. Viajaremos desde Nueva York hasta Johannesburgo, Sudáfrica, y desde allí hasta Windhoek, en Namibia.

Pasaremos dos semanas con unas personas que retienen un modo de vida ancestral: los cazadores-recolectores conocidos como Khoisan o bushmen.

El primer detalle interesante lo encuentro al adentrarme en la historia de este nombre, Khoi-san. En realidad se trata de dos palabras, dos nombres: los Khoi y los San.

Su historia es algo barroca y complicada, sobre todo si la comparamos con su aparentemente simple y frugal modo de vida.

Los San son los originales pobladores del Sur. Tanto así que se los ha llamado la raza capoidea [o, del Cabo, en referencia a Ciudad del Cabo]. Su supervivencia siempre ha estado ligada a las zonas áridas y semiáridas del sur africano. Originalmente se extendían por buena parte de lo que hoy día es Sudáfrica, Namibia y Botswana. Hoy o, mejor dicho, en un par de semanas, sólo los encontraremos en el desierto del Kalahari. 

Irónicamente, su historia, su desplazamiento, no es tan previsible como un esperaría: cuando llegaron los Khoi a la zona, éstos eran pastores, luego llegó la mayoría Bantú, también desde el norte, con su ganado. Ante la llegada de los Bantú, los Khoi fueron desplazados a zonas más áridas y adoptaron el modo de vida San. Una progresiva aridificación de la zona acabó por favorecer la caza-recolección en amplias zonas del sur del continente africano. Sin embargo, con la llegada de los Holandeses y sus plantas mucho más resistentes a la sequía en el s. XVII, la caza-recolección, ahora de ambos grupos KhoiSan, quedó restringida a breves rincones secos y polvorientos, donde ahora se encuentran.

¡Continuaré escribiendo sobre el rodaje de En Busca del Futuro Perdido! [La segunda parte de En Busca del Primer Europeo]

Fuente imágenes:
http://en.wikipedia.org/wiki/File:African_language_families_en.svg
http://en.wikipedia.org/wiki/File:San_lady_botswana.jpg

Comentarios

tu texto...

Deja un comentario