Lo necesario para comunicar, según Kahneman

Aquí una justificación tremenda de muchas de las cosas que los profesionales de la comunicación -y de la comunicación de la ciencia- no nos cansamos de repetir. Esta vez, viene de una voz en la que, intuyo, una gran mayoría de personas en al ciencia depositarán confianza.

En mitad de una conferencia desafortunadamente titulada ‘La ciencia de la comunicación de la ciencia’ organizada por la AAAS en Washington, DC, hace un par de años, fue el mismísimo Premio Nobel y profesor de Columbia, Daniel Kahneman, quien decidió echar una jarra de agua fría, helada, sobre el henchido y suficiente ánimo de la congregación, desbaratando en un corto párrafo, la esencia del encuentro [más abajo está mi traducción al español]:

“If we want to communicate with people who are not experts, who are not scientists — if we want to be effective in communication, we should speak to their System One. And that is a different way of speaking. It almost necessarily involves stories. It involves concrete events. You have to assume that System One is largely indifferent to the quality and the amount of evidence. It is bound more by the coherence of the story than by the evidence behind it. And then I would add something that I think is crucial. Because of emotional coherence, the source is extremely important. The source has to be liked, and the source has to be trusted. And if the scientific establishment is not liked and is not trusted, then the amount of evidence really is going to have very little purchase on what actually happens. Messages from distrusted sources will be ignored, and the amount of evidence will not matter.” – Daniel Kahneman, May, 2012

“Si queremos comunicarnos con personas que no son expertas, que no son científicas – si queremos ser efectivos en la comunicación, debemos hablarle a su Sistema I. Eso es una manera diferente de hablar. Es casi necesario incluir historias. Conlleva eventos concretos. Debes asumir que el Sistema I es bastante indiferente a la calidad o cantidad de evidencia. Está más controlado por la coherencia de la historia que por la evidencia detrás de ésta. Además agregaría algo crucial. Debido a la coherencia emocional, la fuente es extremadamente importante. La fuente debe inspirar agrado y confianza. Si los científicos no son agradables o confiables, entonces la cantidad de evidencias que tengas van a importar muy poco en el resultado final. Los mensajes que llegan de fuentes en las que no se confía serán ignorados y la cantidad de pruebas no importará.”

Ahí lo dejo. Ahora a reflexionar.

Comentarios

tu texto...