Cosas que aprendí en m2genero

Soy un socrático irredento, un romántico empedernido, un enamorado de las personas que hacen ciencia y de la ciencia, también. El secreto para mantenerse así a pesar del mundo, ahí fuera, es ser un tanto raro, ensimismado. Llevar una suerte de impermeable de timidez y despiste que actúa de profiláctico ante el chaparrón de mierda que cae fuera. Llevo mal lo del mínimo común múltiplo, denominador o la expresión que prefieras. Sabes a qué me refiero. Las teclas que se le puede tocar a la gente están numeradas y son pocas. La tertulia sobre género me recordó el por qué de mis muchos años de misántropo y eremita. Alejado y alejándose permanentemente de la gente. Nada grave. Nada nuevo.

Gracias a las personas que quisieron sumar disintiendo. Gracias a las personas que decidieron sumar asintiendo. Gracias por las dudas, los ‘no me convence’ y los ‘creo que no’.

Tomamos una pausa y más adelante regresaremos con las tertulias de contenido puramente científico.

Comentarios

tu texto...

2 thoughts on “Cosas que aprendí en m2genero

  1. Los trolls trollean (y no hay que hacerles caso), es lo malo de tanta democratización de la comunicacion. A mí me gustó y me conecté con la discusión, lamentablemente no pude participar por Twitter o algo, porque no lo ví en vivo. Saludos.

Deja un comentario